Torta de “San Blas”

Etiquetas: , , , ,

Categorías: postres

migueloliveira_tortasamblas2

 

IngredientesSeparacionPax8

240 gr de harina
2 cucharadas de levadura en polvo
1 huevo
2 yemas de huevo
65 gr de manteca de cerdo
25o gr de azúcar
1 cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de nata
1 cucharada de esencia de anís
2 claras de huevo
150 gr de azúcar lustre
unas gotitas de zumo de limón
unas gotitas de esencia de anís
sal

 

HornoSeparacionPostresSeparacionHuevos

A la vez que vamos haciendo la masa, podemos ganar tiempo preparando la glasa que pondremos encima de la torta. Comenzamos por poner en un batidor todos los ingredientes para ello, que son; las claras, el azúcar, el limón exprimido, la esencia de anís y la sal. Batiremos hasta que tenga la consistencia deseada para poder untar por encima de la torta.

Mientras esta operación se está realizando, vamos preparando la masa. Lo aconsejable es hacerla a mano, podemos hacerla como no, en una amasadora también, así como nos encontraremos varias formas de realizarla como juntando ingredientes líquidos por un lado y secos por otro; yo creo que el resultado es similar en cualquier caso.

Pues entonces juntamos en un bol grande la harina, azúcar, levadura química y en el centro vamos agregando los huevos, la manteca de cerdo previamente derretida, aceite, nata, esencia de anís y vamos amasando con movimientos envolventes. Cuando hayamos unificado todos los ingredientes hacemos una bola y dejamos reposar unos quince minutos.

Entonces estiramos sobre una placa de horno con papel antiguaos toda la cantidad de la masa, o bien podemos hacer tortitas individuales. También podemos darle forma al borde de la torta como si hiciéramos un borde de empanada o también usar simplemente un molde redondo para ello.

Cocemos en horno precalentado a 180ºC durante unos treinta minutos, cuando este dorada por encima la retiramos del horno e inmediatamente extendemos la glasa que habíamos preparado anteriormente en caliente sobre la torta y dejamos secar en el mismo horno con la puerta abierta para aprovechar el calor residual que queda en el.

Fotografía: Xabier Ogando

Deja un comentario